Que le den por culo a …

“QUÉ LE DEN POR CULO A LOS BOMBEROS”

 

Aayy Lechón!!!! ¿Quién te ha visto y quién te ve?

Y pensar que dos de mis compañeros se enchufaron un mes de empleo y sueldo por una simple carta contextualizada en la inauguración de un chiringuito más de tu pueblo.

Y ahora, Lechón, te destapas con unoymedio en Helvetia…..así….como los grandes

Aayy Lechón!!! Y pensar que en la misma fiesta otros compañeros fueron “evacuados”, detenidos y denunciados por los robocop de turno porque te aguaban el discurso de la enésima inauguración de “TU” parque.

Y ahora, Lechón, te destapas con unoymedio en Helvetia…..así….como los grandes

Y parecía, Lechón, que habías venido a menos, desde que la Lideresa se inclinó por el del mechón (que curiosamente rima con lechón), sí, el del ático, el que te pisó el puesto. Madre mía, es que andáis todos allá que te allá.

Pero no, ahí estabas, desde el dorado exilio del senado y las tertulias, también doradas, del TDT Party, desde las que las que lanzabas soflamas moralizantes y te desmarcabas de lo que, ya demostrado, habían hecho otros lechones de tu piara, mientras los iconos periodísticos tedetepartianos del momento se arrobaban escuchándote y entraban casi en éxtasis atendiendo fascinados a los argumentos de alguien tan docto, campechano y limpio como tú. Lamadrequemeparió!!!!

Y ahora, Lechón, te destapas con unoymedio en Helvetia…..así….como los grandes

Lechón ¿te has puesto a pensar por un momento lo que podría pasar si la justicia y la ley, por una vez, fueran la misma cosa? Pues pudiera pasar que el porculizado fueras tú, Lechón. Fíjate….las vueltas que da la vida.

Y fíjate también, Lechón (esto es significativo) que la noticia no la destapa un medio hostil, no, que la destapa un medio con una línea editorial afín, lo cuál, dicho sea de paso, honra al medio periodístico, además de dar más credibilidad al tema.

 

Y ahora, Lechón, te destapas con unoymedio en Helvetia…..así….como los grandes

Aayy Lechón!!! A mí me siguen dando por el culo, como tú dijiste en su día a micrófono abierto, pero he de reconocer que verte en la palestra helvética, tan familiar para muchos de vosotros, tiene un efecto vaselina que me ayuda a sobrellevarlo.

En fin Lechón, deseo de corazón que la ley haga justicia y que te pase lo que te tenga que pasar.

Por cierto, Lechón, el chiringuito que inauguraste tantas veces sigue chapado, que viene de chapa, palabra de la cuál también se deriva “chapero”. Ya ves….

 

                                          Miguel A. Aguilar

                                          De los porculizados

 

Anuncios